“Taller de fortalecimiento de capacidades a través de la estrategia educativa comunicacional integral Loma Verde, para la prevención de la violencia contra las mujeres”.

Se desarrolló con éxito el primer taller de capacitación a  maestros y maestras del municipio El Tuma_ La Dalia  “Por una vida libre de violencia para las mujeres”. Este taller realizado el 8 de noviembre en el Centro  de la Organización para el Desarrollo Económico y Social para el Área Urbana y Rural  ODESAR , facilitó a las y los docentes herramientas pedagógicas útiles para prevenir y detectar casos de violencia en los centros educativos.

Docentes de Tuma-La Dalia en Nicaragua, reciben kit de Loma Verde como herramienta padagógica

La actividad dio inicio con la proyección del material didáctico y el video : “Por una Vida Sin Violencia, que es una edición especial sobre violencia de género contra mujeres y adolescentes reflejada en la teleserie Loma Verde.

Este Material resume varias historias que viven personajes de la telenovela “Loma Verde”, y permite a través de las vidas de Carmen, Merche y Shirley, entender las diferentes formas de violencia que viven las mujeres, y como éstas están determinadas por la situación especifica que vive cada mujer, sus historias personales y la redes de apoyo con las cuentan.

Cecilia Fanjul (en foto) facilitadora del taller,  dijo que la violencia por parte de la pareja representa una violación a los derechos humanos como un problema de salud pública que afecta sobre todo a mujeres y adolescentes.

Docentes de Tuma-La Dalia en Nicaragua, reciben kit de Loma Verde como herramienta padagógica

“ El problema tiene sus bases en la cultura patriarcal que alienta a hombres a ejercer su poder a través del control del cuerpo y la sexualidad de las mujeres. En Nicaragua, una de cada cuatro mujeres ha sido agredida físicamente por su pareja, pero aunque la violencia física es la forma más visible del maltrato, las otras formas de violencia, como la intimidación y el control, generan igualmente efectos desbastadores en quienes la viven”, dijo Fanjul a los y las docentes.

Así mismo durante el encuentro se reflexionó  sobre el ciclo de violencia y como en comunidades rurales se repite y va creciendo en forma de espiral volviéndose cada vez mayor el grado de violencia, hasta llegar a casos extremos.

Poner fin a la violencia

“Las madres heredan ese patrón de violencia. Aquí en el campo es común y siempre se le da mas prioridad al varón que a la mujer. Al llevar este video tendríamos aceptación positiva y negativa, el negativo por que los hombres son muy machistas y no es tan fácil romper esas culturas ya instaladas, pero positiva por que nosotros trabajamos con niños a los cuales podemos ya ir enseñando y concientizando sobre estos temas que se han vuelto costumbres”, dijo Luis Alfonso Chavarría  docente de  educación primaria.

Dentro del conversatorio los docentes señalaron que el matrimonio a temprana edad es otro factor que  aumenta la vulnerabilidad de las adolescentes.  “ las niñas que se casan o unen, tienen menos años de educación, más hijos, menos ingresos con que mantenerles y están más expuestas a la violencia” comentó una docente de educación secundaria.

Al final la actividad  Luis Amado Torres docente de educación primaria, indicó que es importante conocer acerca de la violencia y aprender a identificarla dentro del aula de clases, en el núcleo familiar con los padres de familia para realizar acciones para prevenirla y disminuir su proliferación.

“Creo que en nuestras aulas de clases este material con que nos facilitaron nos va servir para trabajar con padres de familia, con las y los estudiantes e incluso nos sirve para incluir a adolescentes que no están en los centros escolares pero que  forman parte de la comunidad y que necesitan tener estos conocimientos para que cuando sean padres de familia, no caigan en este mismo circulo de ejercer violencia” agregó el docente.

“Este video muestra lo que nosotros vivimos en nuestras comunidades, aquí en la Dalia, se dan muchos de estos casos y no solo en este municipio sino en el resto del país. Yo cuando tenía 5 años vi como mi padre maltrataba a mamá, me dolía mucho verla sufrir y me prometí a mi mismo no ser así violento, prometí que cuando me casara no iba seguir con el círculo de la violencia” dijo uno delos profesores durante el conversatorio.

La falta de alternativas y de apoyo a las mujeres que viven violencia es un factor que agrava su situación y limita sus opciones. Con el interés de aportar a construir comunidades seguras para todos sus habitantes, y en especial para las mujeres adultas, jóvenes, adolescentes y niñas, Fundación Luciérnaga, ha elaborado este material para contribuir a la protección de las mujeres que viven violencia en la comunidad.